Betania López, En las Calles de mi Tierra

Años atrás, época en la que no estábamos tan tecnologizados, la búsqueda de música nueva para escuchar era una especie de constante batalla. No existí­an herramientas como las actuales, con las que uno pudiera hacer un click y de esa forma encontrar ese grupo, o “la” canción, que te llamara la atención y que te quedara sonando en la cabeza por lo menos una semana. No puedo de dejar de pensar en eso, mientras escucho el reciente EP de Betania López. Lo pienso, pues si las cosas no fueran como son ahora, probablemente nunca hubiera tenido acceso a escuchar su trabajo y hubiéramos crecido en diferentes partes de la ciudad, yo sin saber de su existencia, y la banda, probablemente sin enterarse sobre Aldea Local. (-¡No saben lo que se habrí­a perdido! -¡ja!)

Sin embargo, agradezco internet, la descarga de discos, los mails… que me permiten estar escuchando en esta tarde de domingo el EP de Betania, “En las Calles de mi Tierra”. Lo primero que me llamó la atención es que creo que Betania tiene muy claro cuál es su amplitud tonal. Los temas están hechos de forma que ella sube y baja en las melodí­as, pero de manera que éstas le acomodan totalmente para cantarlas sin apuro ni esfuerzo. -¿Parece lógico? No tanto, he escuchado grupos que hacen versiones de temas o incluso con canciones propias en las que la voz del vocalista suena desencajada, a ratos forzada, porque el tono en el cual escogieron interpretar el tema definitivamente no le queda. Este no es el caso. En “Cuando quiero voy”, la voz de Betania se escucha cómoda, casi jugando con las notas, en una melodí­a que es muy pegajosa. Se escucha tan bien de hecho, que, visto desde otro punto de vista, juega un poco en contra ya que uno se queda con la sonoridad de la melodí­a y honestamente cuesta poner atención a lo que se está cantando. -¿Eso es malo? No, para nada, el fuerte de esta banda, en estos tres temas es la contrucción y cadencia que han dado a las melodí­as. Por otro lado, Betania tiene un timbre suficientemente particular, lo que siempre será una ganancia, porque (lo siento bandas) se quiera o no, la voz es la guinda de la torta. Una banda puede interpretar muy bien, pero el sello final lo dará quien esté en las voces. El Ep sigue con el segundo tema, “En las calles de mi Tierra”, un reggae de fácil escucha y termina con “En vano fue”, canción más cercana al latin ska.

La portada del Ep está bastante bien, de igual forma puedo decir un par de cosas que yo hubiera sugerido, (con todo respeto, que quede claro): yo hubiera mantenido la coherencia de los colores escogidos como adorno arriba (amarillo y rojo) y abajo (rojo y verde). Por otro lado, me gusta la idea de colocar la foto de Betania dentro de la tipografí­a, aunque es arriesgado, pues hay que escoger una tipografí­a que sea más fuerte que la foto misma y que permita que el nombre sea leí­do claramente. Por otro lado, yo hubiera hecho calzar la foto, pues al mirarla así­, destaca mucho la parte de la foto que está en el “Betania” y se pierde la que está en el “López” (Entiendo que se decidiera mantener el nombre centrado). La foto en sí­ misma está buena, muestra dedicación. -¿Pudo ser mejor una para esto en que el colorido retomara los colores que adornan la orilla de esta portada? Probablemente, pero es una muy bonita fotografí­a, que se nota trabajada y eso da gusta.

En resumen, suma y resta, un buen EP latin reggae ska, para el que vale la pena aprovechar la tecnologí­a y descargarlo. Mis saludos, Betania, espero escuchar pronto el siguiente disco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *