20% de Música Chilena en radios: dimos un primer paso.

El proyecto de Ley presentado hace ya 3 años por el diputado Enrique Estay avanza finalmente hacia el Congreso. En él, se exige a todas radioemisoras programar un 20% de Música Chilena y se sanciona a aquellas que no cumplan con esta medida. Esta inciativa es valorable, por cuanto creemos que es un paso decisivo, consecuente con la dirección que debiera tomar la Música Chilena.

Si bien un porcentaje del 20% es bajo en relación con el universo total de emisiones, y por otro lado, las sanciones propuestas son insignificantes para una radio de un consorcio, de igual forma apoyamos la iniciativa, pues creemos que establece un hito en las polí­ticas culturales.

Las emisoras utilizan una radiofrecuencia que es un “bien nacional de uso público perteneciente a todos los chilenos” y al igual que otros bienes nacionales, el Estado tiene todo el derecho de regular su uso, en este caso particular, en beneficio de salvaguardar la diversidad cultural y fomentar la música de nuestros creadores. Leyes similares, de participación o “cuotas” de difusión de música local, existen en diversos paí­ses del mundo: Bélgica, Canadá, Colombia y Brasil tienen porcentajes superiores al 30 % o Francia, con un porcentaje de 40%.

Leyes de cuotas como ésta tampoco debieran sorprendernos, ya que existen en nuestro paí­s desde hace años y en distintos ámbitos económicos (como la televisión y el fútbol) y tienden a valorizar y proteger la producción en sectores que no tienen forma de combatir el apabullante mercado, que llega con toda su maquinaria mediática a ocupar la totalidad de los espacios.

Sin embargo, el proyecto de Ley ha generado más de algún escozor. Es cosa de revisar Twitter y ver como muchas personas se muestran escandalizadas y rasgan vestiduras, porque se haya puesto en la mesa la necesidad de regular la emisión de música local.

Sorprende leer argumentaciones fundadas en el menosprecio a la música chilena y en la ignorancia de las herramientas que los Estados se han dado para proteger la cultura de sus pueblos y a sus industrias. Sorprende especialmente cuando los opinólogos son conspicuos personajes de la farándula mediática y periodistas de quienes, por lo menos, se espera un mí­nimo de investigación antes de lanzar afirmaciones que no se sostienen ni por un par de minutos.

Nuestro sitio en internet http://www.aldealocal.com (que ha difundido y apoyado este proyecto de Ley desde hace dos años) estuvo vinculado de alguna forma a dos importantes indicaciones que se hicieron al proyecto original presentado en noviembre de 2007: fijar horarios de aplicación y fijar multas a quienes no cumplan con la normativa.

Producto de nuestra difusión a través del sitio, fuimos contactados durante el 2008 por Javier Radovic, abogado experto en leyes de cuotas de música y por Javier Brito, asesor del diputado Enrique Estay, promotor del proyecto de Ley. Esta comunicación que ocurrió con algunos meses de diferencia, permitió contactar a Radovic con el asesor del diputado autor del proyecto a quien se le plantearon algunas ideas que finalmente terminaron en indicaciones realizadas en la primera votación en sala. Además, producto de ese contacto y mediante una propuesta de Estay, Javier fue citado a la Comisión de Cultura que estudió las indicaciones. Allí­ Radovic planteó la idea de revocar la concesión a las radios que no cumplan, indicación planteada por el diputado Ramón Farí­as.

Estas contactos y reuniones nos hacen sentir participes de alguna manera del mejoramiento del proyecto original y aunque la multa es í­nfima para una empresa , creemos que es un logro que exista, pues sin sanción la eventual Ley serí­a letra muerta.

Nuestra propuesta

Estimamos que el proyecto, tal como fue votado por la Cámara de Diputados, es perfectible de la siguiente manera:

1) el horario propuesto 0 a 12 y 12 a 24 horas permite la concentración de la música chilena en horarios de trasnoche. Nuestra propuesta es plantear franjas horarias de 8 a 20 y de 20 a 8 horas, pues de esa manera se asegurarí­a que una parte de la música chilena fuera tocada en horario de parrilla que es cuando hay alta audiencia, registro en la planilla de ejecución de las radios y distribución de los derechos autorales.

2) La multa resulta onerosa para radios pequeñas, pero es insignificante para las radios pertenecientes a consorcios que perfectamente podrí­an preferir pagar la multa y no cumplir la norma. Nuestra propuesta es reponer la condicionante de caducidad de la concesión frente a reiterados incumplimentos. En su defecto aumentar las multas e irlas duplicando frente a cada incumplimiento.

3) El porcentaje es uno de los más bajos a nivel mundial. Nuestra propuesta es subirlo, por lo menos a un 30%, que según lo que ha estudiado Javier Radovic, experto en el tema, es el mí­nimo que asegurarí­a un desarrollo importante de la industria musical.

Lo relevante ahora es que los músicos, todos los músicos, se informen de las implicancias del proyecto de Ley y asuman que es un avance en la puesta en valor de sus creaciones, tendiendo a garantizar que se abran nuevas vitrinas que permitan al público acceder a conocerlos. Sabemos que puede no ser suficiente, pero valorizamos que esto forme parte de la discusión de nuestros legisladores.

Convocamos así­ a todos los músicos a organizarse, informarse y realizar gestiones para asegurar el mejoramiento del proyecto y lograr su aprobación final en el Senado. Difundanlo en sus entornos, en las entrevistas a las que tengan acceso, en sus conciertos. -¡El momento es ahora YA!

Equipo Aldea Local.

22 thoughts on “20% de Música Chilena en radios: dimos un primer paso.

  1. Los felicito por apoyar la mediocridad a la meritocracia…

    ¿Porque fomentar artistas mediocres?

    y al final, seamos sinceros, solo sonara Americo, La noche, Plaza, Hernandez y croni-k…

    La musica que “debe recibir apoyo” seguira en el tacho de la basura o como un posa vaso de algun ejecutivo radial.

    1. Nosotros apoyamos la protección de la diversidad cultural.

      No fomentamos a ningún artista en particular, pues serán las radios serán las que finalmente seleccionen lo que tocarán.

      Quizá las radios que ya tocan a esos artistas, los toquen más veces al principio, pero con el tiempo deberán ampliar su repertorio de artistas, pues al existir un mí­nimo de porcentaje tendrán que sí­ o sí­ ir renovando el repertorio.

      De la “música que debe recibir apoyo” depende hacer lo suyo también. La Ley puede abrir las puertas y ventanas de las radios, pero cruzarlas dependerá de los músicos y sus propuestas.

      1. ¿y porque mejor no fomentar las escuelas de rock, subvencionar la musica, apoyar proyectos como la radio uno y la radio rock chileno?

        Van a tocar mil veces y más, porque ahí­ vendrá la “payola” local, y no les interesara poner o arriesgarse a nuevos artistas. Te lo digo conociendo el mundo de la radio y como esta funciona.
        Solo a lo que les da dinero y funciona, sera parte del playlist del dalet, radio 5, dinesat o similar que usen.
        Esta medida hubiera funcionado fantástico hace 20 años atrás, es más, hasta hace 10, pero ahora tengo miles de alternativas, tengo podcaster, tengo ipod donde armo mi parrilla como quiero.
        Y esto no es excluyente por clases sociales, si viajas en una micro en la zona sur, sonaran muchos reproductores portátiles que lo que menos suenan, son radios locales.

        Esta ley solo lograra que la migración a los nuevos medios digitales sea más rápida.
        Pd: si legislan rápido, pueden lograr que las radios por internet locales tengan ese mismo 20%, pero no funcionaria igual.

        1. Las Escuelas de Rock, Fondos de la Música, Radio Uno y Radio Rock Chileno son proyectos que ya existen, pero que a pesar de sus importantes aportes no solucionan el grave problema de acceso a los medios de comunicación que tiene la música local.

          Vaticinar cómo funcionará la Ley en su práctica es aventurado, pues la experiencia internacional indica que en muchos paí­ses ha funcionado bien y en otros mal. Los paí­ses en los que leyes equivalentes han funcionado mal tienen en común la falta de sanción o lo blanda que estas son en los casos que existen. Una forma de asegurarse que no ocurra lo que planteas es endurecer las sanciones.

          Quienes quieran y puedan acceder a toda la música de su gusto a través de las redes lo podrán seguir haciendo, sin duda. El caso particular de esta legislación, tiene que ver con normar el uso de un bien nacional de uso público que se entrega a una empresa privada para garantizar mí­nimos de difusión de la música de nuestro paí­s.

          Las radios por internet no usan un bien nacional de uso público, por tanto no se las puede regular de forma equivalente.

  2. Los felicito por apoyar la mediocridad a la meritocracia…

    ¿Porque fomentar artistas mediocres?

    y al final, seamos sinceros, solo sonara Americo, La noche, Plaza, Hernandez y croni-k…

    La musica que “debe recibir apoyo” seguira en el tacho de la basura o como un posa vaso de algun ejecutivo radial.

  3. Nosotros apoyamos la protección de la diversidad cultural.

    No fomentamos a ningún artista en particular, pues serán las radios serán las que finalmente seleccionen lo que tocarán.

    Quizá las radios que ya tocan a esos artistas, los toquen más veces al principio, pero con el tiempo deberán ampliar su repertorio de artistas, pues al existir un mí­nimo de porcentaje tendrán que sí­ o sí­ ir renovando el repertorio.

    De la “música que debe recibir apoyo” depende hacer lo suyo también. La Ley puede abrir las puertas y ventanas de las radios, pero cruzarlas dependerá de los músicos y sus propuestas.

  4. ¿y porque mejor no fomentar las escuelas de rock, subvencionar la musica, apoyar proyectos como la radio uno y la radio rock chileno?

    Van a tocar mil veces y más, porque ahí­ vendrá la “payola” local, y no les interesara poner o arriesgarse a nuevos artistas. Te lo digo conociendo el mundo de la radio y como esta funciona.
    Solo a lo que les da dinero y funciona, sera parte del playlist del dalet, radio 5, dinesat o similar que usen.
    Esta medida hubiera funcionado fantástico hace 20 años atrás, es más, hasta hace 10, pero ahora tengo miles de alternativas, tengo podcaster, tengo ipod donde armo mi parrilla como quiero.
    Y esto no es excluyente por clases sociales, si viajas en una micro en la zona sur, sonaran muchos reproductores portátiles que lo que menos suenan, son radios locales.

    Esta ley solo lograra que la migración a los nuevos medios digitales sea más rápida.
    Pd: si legislan rápido, pueden lograr que las radios por internet locales tengan ese mismo 20%, pero no funcionaria igual.

  5. Pésima medida. Se va a llenar la radio de pésima música. La música chilena es muy mala, tí­mida, copiona y predecible. Con este tipo de propuestas dictatoriales lo único que se logra es imponer la mediocridad, siendo que lo que deberí­a suceder es que la música chilena deberí­a surgir espontáneamente en las radios por su calidad.
    Siempre en este paí­s se opta por las soluciones parche. El problema de la música chilena (al igual que TODOS los otros problemas de Chile) radica en la educación. Si se invirtiera recursos en la enseñanza y en la educación del oí­do, no habrí­a reaggeton, ni axe, ni luis miguel, ni arjona, ni las mierdas poperas chilenas. A cambio habrí­a buena música o al menos música interesante y explorativa.

    1. Se llenará la radio de pésima música, sólo si los programadores hacen mal su trabajo. Seria una lástima, pues existe mucha música chilena de calidad e independiente que las radios a lo largo de la historia han fingido que no existe.

      Esta no es una propuesta dictatorial, pues medidas similares funcionan actualmente en muchos paí­ses del mundo que están lejos de ser considerados dictaduras. Además, en Chile existen otras leyes de cuotas que protegen diversas áreas económicas y hasta ahora entiendo que no te han parecido dictatoriales y asumo que quizá ni te has enterado que existen.

      Obviamente hay un problema grave de educación, pero también hay un problema grave de acceso a los medios, pues muchas radios que hacen uso y usufructo de un bien nacional de uso público que nos pertenece a todos se niegan a difundir música chilena aduciendo lí­neas programáticas discriminatorias.

      1. Claro, ¿dejarle la responsabilidad a las radios? las radios son privadas y buscan lucrar. Ahí­ tendrás lleno de “la noche” o “américo”.

        Es una falacia tremenda decir que no hay canales de difusión ni acceso a los medios, internet y las redes sociales son mucho más efectivas que las radios, con la gran salvedad que uno escoge que escuchar. Por ese motivo es que es inminente la desaparición de la televisión, al igual que las radios que no evolucionen a lo participativo (como radio Sonar). Las tendencias van hacia una lógica participativa y no unidireccional como lo que pretende esta ley. Funcionando así­, se cae en la lógica anacrónica de imponer contenido (como los comerciales en la tv), con internet eso no existe.

        Cualquier imposición es una medida dictatorial (obviando las que atentan contra la vida). El estado puede sugerir, pero imponer viola los derechos individuales. Además, que toda esta iniciativa huele a podrido, a que sólo se busca dinero y rentabilidad a costa del proteccionismo burdo, una especie de policí­a del pensamiento, pero policí­a musical:

        Escucha lo chileno, es mejor que lo de afuera y si no te gusta, mala suerte!

        1. ahh y lo olvidaba:

          “No mates la Música” es en realidad “No mates la Industria”.
          Entonces,
          “20% de Música Chilena en radios: dimos un primer paso.”
          es
          “Hagamos basura, total la ley nos protege. Por fin se hace rentable”

          1. Sobre la campaña “No mates la música” debieras preguntarle a los que la diseñaron. Nosotros no tuvimos nada que ver con eso ni la compartimos.

            Sobre el titular de nuestro artí­culo, si tu interpretación es esa, nos queda claro que estás entre el porcentaje de chilenos que tiene escasa comprensión de lectura.

          2. Una pregunta:
            Cultura Local ¿Existe cultura local en Chile? ¿Existe manifestación de cultura local en la música chilena? TODO lo que se hace en chile es copiado de afuera, así­ que no veo sentido el proteccionismo de algo que ni siquiera nos pertenece. Insisto, es sólo una pretención económica. La única banda que tuvo razón fue los prisioneros con su tema: “quieren dinero”.

            Respecto al tema legal, ten por seguro que no será necesario asistir a la corte para pedir que se cambie la ley. Lo que sucederá es que nadie escuchará radio, no aumentará las ventas ni conciertos de bandas chilenas, lo único que se demostrará es que seguimos siendo un paí­s tercer mundista que requiere de leyes primitivas e impositivas para lograr objetivos, por cierto objetivos de una minorí­a.

            Respecto al tema de la comprensión de lectura, te comento que la interpretación es personal, si en tu universidad privada te enseñaron a interpretar el lenguaje de una forma acomodada, ve y discúteles a ellos.

            Por lo demás, hace tiempo que no escucho radio y menos ahora. Sólo pretendo manifestar una opinión que define un parámetro de cordura respecto a la libre elección editorial de cada emisora, la cual ahora, estará truncada.

            Felicitaciones, ahora que el primer paso está dado ¿Cuál será el segundo? ¿Prohibir el consumo de música extranjera?

        2. Las radios siempre han decidido lo que quieren programar y las radios seguirán decidiendo lo que quieran programar, salvo que un 20% deberá ser de música chilena.

          Internet y las redes sociales pueden ser muy efectivas, pero no utilizan un “bien nacional de uso público” propiedad de todos los chilenos que el Estado les de en concesión de forma gratuita como sí­ lo hacen las radios. Por ese motivo a ellas se las puede regular.

          Si hablamos de tendencias, una tendencia actual en muchos paí­ses del mundo es proteger su cultura del embate de los efectos negativos de la globalización. En el mundo, el 75% del mercado musical esta dominado por 4 sellos trasnacionales, en América Latina ese porcentaje sube a 85% y en Chile a 95%. Si bien la globalización tiene sus ventajas, también tiene serias consecuencias, entre ellas el aplastamiento de las culturas locales. Por ese motivo, la mayorí­a de los paí­ses del mundo, a través de UNESCO, redactaron y firmaron una Convención que les da a los Estados las herramientas necesarias para proteger su diversidad cultural de la aplanadora globalizante. Esa es una tendencia y en el caso particular de esta Ley, nuestro paí­s se estarí­a sumando a ella.

          ¿Media dictatorial? En muchos paí­ses del mundo existen leyes similares y mucho más fuertes. El porcentaje que se fija aquí­ es casi un saludo a la bandera. Además, en Chile existen muchas otras leyes de cuotas que se aplican en diferentes ámbitos.

          Si estás tan seguro que viola los derechos individuales, denuncia la Ley ante el Tribunal Constitucional y de paso denuncia a todas las demás leyes que fijas porcentajes. O espera a que los defensores de la libertad de Archi lo hagan por ti.

          Si a ti te huele de esa manera habrí­a que buscar el motivo en tu entorno más cercano, pues el espí­ritu de la Ley es fomentar el desarrollo de la cadena de valor de la música chilena.

          Si a alguien no le gusta, podrá hacer lo mismo que puede hacer ahora, cambiar de dial.

  6. Pésima medida. Se va a llenar la radio de pésima música. La música chilena es muy mala, tí­mida, copiona y predecible. Con este tipo de propuestas dictatoriales lo único que se logra es imponer la mediocridad, siendo que lo que deberí­a suceder es que la música chilena deberí­a surgir espontáneamente en las radios por su calidad.
    Siempre en este paí­s se opta por las soluciones parche. El problema de la música chilena (al igual que TODOS los otros problemas de Chile) radica en la educación. Si se invirtiera recursos en la enseñanza y en la educación del oí­do, no habrí­a reaggeton, ni axe, ni luis miguel, ni arjona, ni las mierdas poperas chilenas. A cambio habrí­a buena música o al menos música interesante y explorativa.

  7. Las Escuelas de Rock, Fondos de la Música, Radio Uno y Radio Rock Chileno son proyectos que ya existen, pero que a pesar de sus importantes aportes no solucionan el grave problema de acceso a los medios de comunicación que tiene la música local.

    Vaticinar cómo funcionará la Ley en su práctica es aventurado, pues la experiencia internacional indica que en muchos paí­ses ha funcionado bien y en otros mal. Los paí­ses en los que leyes equivalentes han funcionado mal tienen en común la falta de sanción o lo blanda que estas son en los casos que existen. Una forma de asegurarse que no ocurra lo que planteas es endurecer las sanciones.

    Quienes quieran y puedan acceder a toda la música de su gusto a través de las redes lo podrán seguir haciendo, sin duda. El caso particular de esta legislación, tiene que ver con normar el uso de un bien nacional de uso público que se entrega a una empresa privada para garantizar mí­nimos de difusión de la música de nuestro paí­s.

    Las radios por internet no usan un bien nacional de uso público, por tanto no se las puede regular de forma equivalente.

  8. Se llenará la radio de pésima música, sólo si los programadores hacen mal su trabajo. Seria una lástima, pues existe mucha música chilena de calidad e independiente que las radios a lo largo de la historia han fingido que no existe.

    Esta no es una propuesta dictatorial, pues medidas similares funcionan actualmente en muchos paí­ses del mundo que están lejos de ser considerados dictaduras. Además, en Chile existen otras leyes de cuotas que protegen diversas áreas económicas y hasta ahora entiendo que no te han parecido dictatoriales y asumo que quizá ni te has enterado que existen.

    Obviamente hay un problema grave de educación, pero también hay un problema grave de acceso a los medios, pues muchas radios que hacen uso y usufructo de un bien nacional de uso público que nos pertenece a todos se niegan a difundir música chilena aduciendo lí­neas programáticas discriminatorias.

  9. Claro, ¿dejarle la responsabilidad a las radios? las radios son privadas y buscan lucrar. Ahí­ tendrás lleno de “la noche” o “américo”.

    Es una falacia tremenda decir que no hay canales de difusión ni acceso a los medios, internet y las redes sociales son mucho más efectivas que las radios, con la gran salvedad que uno escoge que escuchar. Por ese motivo es que es inminente la desaparición de la televisión, al igual que las radios que no evolucionen a lo participativo (como radio Sonar). Las tendencias van hacia una lógica participativa y no unidireccional como lo que pretende esta ley. Funcionando así­, se cae en la lógica anacrónica de imponer contenido (como los comerciales en la tv), con internet eso no existe.

    Cualquier imposición es una medida dictatorial (obviando las que atentan contra la vida). El estado puede sugerir, pero imponer viola los derechos individuales. Además, que toda esta iniciativa huele a podrido, a que sólo se busca dinero y rentabilidad a costa del proteccionismo burdo, una especie de policí­a del pensamiento, pero policí­a musical:

    Escucha lo chileno, es mejor que lo de afuera y si no te gusta, mala suerte!

  10. ahh y lo olvidaba:

    “No mates la Música” es en realidad “No mates la Industria”.
    Entonces,
    “20% de Música Chilena en radios: dimos un primer paso.”
    es
    “Hagamos basura, total la ley nos protege. Por fin se hace rentable”

  11. Las radios siempre han decidido lo que quieren programar y las radios seguirán decidiendo lo que quieran programar, salvo que un 20% deberá ser de música chilena.

    Internet y las redes sociales pueden ser muy efectivas, pero no utilizan un “bien nacional de uso público” propiedad de todos los chilenos que el Estado les de en concesión de forma gratuita como sí­ lo hacen las radios. Por ese motivo a ellas se las puede regular.

    Si hablamos de tendencias, una tendencia actual en muchos paí­ses del mundo es proteger su cultura del embate de los efectos negativos de la globalización. En el mundo, el 75% del mercado musical esta dominado por 4 sellos trasnacionales, en América Latina ese porcentaje sube a 85% y en Chile a 95%. Si bien la globalización tiene sus ventajas, también tiene serias consecuencias, entre ellas el aplastamiento de las culturas locales. Por ese motivo, la mayorí­a de los paí­ses del mundo, a través de UNESCO, redactaron y firmaron una Convención que les da a los Estados las herramientas necesarias para proteger su diversidad cultural de la aplanadora globalizante. Esa es una tendencia y en el caso particular de esta Ley, nuestro paí­s se estarí­a sumando a ella.

    ¿Media dictatorial? En muchos paí­ses del mundo existen leyes similares y mucho más fuertes. El porcentaje que se fija aquí­ es casi un saludo a la bandera. Además, en Chile existen muchas otras leyes de cuotas que se aplican en diferentes ámbitos.

    Si estás tan seguro que viola los derechos individuales, denuncia la Ley ante el Tribunal Constitucional y de paso denuncia a todas las demás leyes que fijas porcentajes. O espera a que los defensores de la libertad de Archi lo hagan por ti.

    Si a ti te huele de esa manera habrí­a que buscar el motivo en tu entorno más cercano, pues el espí­ritu de la Ley es fomentar el desarrollo de la cadena de valor de la música chilena.

    Si a alguien no le gusta, podrá hacer lo mismo que puede hacer ahora, cambiar de dial.

  12. Sobre la campaña “No mates la música” debieras preguntarle a los que la diseñaron. Nosotros no tuvimos nada que ver con eso ni la compartimos.

    Sobre el titular de nuestro artí­culo, si tu interpretación es esa, nos queda claro que estás entre el porcentaje de chilenos que tiene escasa comprensión de lectura.

  13. Una pregunta:
    Cultura Local ¿Existe cultura local en Chile? ¿Existe manifestación de cultura local en la música chilena? TODO lo que se hace en chile es copiado de afuera, así­ que no veo sentido el proteccionismo de algo que ni siquiera nos pertenece. Insisto, es sólo una pretención económica. La única banda que tuvo razón fue los prisioneros con su tema: “quieren dinero”.

    Respecto al tema legal, ten por seguro que no será necesario asistir a la corte para pedir que se cambie la ley. Lo que sucederá es que nadie escuchará radio, no aumentará las ventas ni conciertos de bandas chilenas, lo único que se demostrará es que seguimos siendo un paí­s tercer mundista que requiere de leyes primitivas e impositivas para lograr objetivos, por cierto objetivos de una minorí­a.

    Respecto al tema de la comprensión de lectura, te comento que la interpretación es personal, si en tu universidad privada te enseñaron a interpretar el lenguaje de una forma acomodada, ve y discúteles a ellos.

    Por lo demás, hace tiempo que no escucho radio y menos ahora. Sólo pretendo manifestar una opinión que define un parámetro de cordura respecto a la libre elección editorial de cada emisora, la cual ahora, estará truncada.

    Felicitaciones, ahora que el primer paso está dado ¿Cuál será el segundo? ¿Prohibir el consumo de música extranjera?

Responder a aldealocal Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *