E-Men: Los links del hombre electrónico

En lo inmediato, este dúo chileno de música electrónica e industrial lanza hoy (14 de mayo) – su segundo disco, Eye, pero desde antes acarrea una historia en la que se entremezclan un productor de la banda de rock Nine Inch Nails y la más famosa actriz de cine portuguesa entre otros ví­nculos. E-Men no se mueve de Santiago para estar conectado.

David Ponce | Emol 14/5/2010 |- Fotos: Nami-ko Manrí­quez Kajisa

En cinco años son muchas las cosas y las personas que han pasado por la vida de este grupo, y que han quedado grabadas en su historia. Grabadas es literal, además: ahí­ está el disco que después de todo este tiempo el dúo E-Men tiene listo para lanzar esta semana. Se llama Eye y a ratos más que sólo un disco parece un desfile, en el que van a ir apareciendo invitados tan sorprendentes, sobre todo para un grupo que no se ha movido de Santiago, como la actriz portuguesa Marí­a de Medeiros y un productor de las bandas estadounidenses Marilyn Manson y Nine Inch Nails.

En la misma historia, si hay que ir más atrás en la vida del dúo, aparecerán los grupos Golden Palominos y KMFDM, el músico experimental Fred Frith o un guitarrista de David Bowie al lado de los conjuntos folclóricos chilenos Chamal y Millaray para llegar a Ví­ctor Jara. Puede parecer una suma de alucinaciones, pero hay conexiones así­ en el historial de Rodrigo Sáez, quien integra E-Men junto a Daniel Cartes, la dupla que desde 1999 encabeza este grupo. Entre las doce canciones de Eye hay además una versión de “Enjoy the silence”, de Depeche Mode, y la composición “Pejesapo”, compuesta para la pelí­cula chilena El pejesapo (2007), del cineasta José Luis Sepúlveda.

Éste es el segundo disco oficial de E-Men, a mucha distancia de su debut, Maithuna (2001). “En ese tiempo casi no tení­amos idea de lo que estábamos haciendo. Fue más pegar temas, dando palos de ciego. Como Maithuna es muy baja fidelidad, muy amateur, siempre tuvimos ganas de hacer algo bien grabado”, contrasta Sáez. Y esa opción de grabar apareció con la visita a Chile de Sean Beavan, el citado sonidista de Nine Inch Nails, que es lo que se llama un amigo personal de E-Men. Fue en 2005 y fue el inicio de la grabación de Eye.

-Si esto hubiera sido con un contrato discográfico con una (compañí­a disquera) multinacional nica nos habrí­an dado la chance de estar años grabando un disco. Nos habrí­an echado -dice Rodrigo Sáez-. Nos dimos el tiempo. No habí­a ningún apuro.

Link 1: Marí­a de Medeiros, la cantante lisboeta

Marí­a de Medeiros es la actriz portuguesa que figura en filmes como Pulp fiction (1994), de Quentin Tarantino, donde actúa en dupla con Bruce Willis; Huevos de oro (1993), del español Bigas Luna, o Henry & June (1990), de Philip Kaufman, donde encarna a la escritora francesa Anaí¯s Nin junto a Uma Thurman.

Y la suya es también la primera voz que se escucha en el disco nuevo de E-Men. Marí­a de Medeiros canta aquí­ en una melodí­a llamada “Fogo preso”, grabada antes por la célebre cantante portuguesa Mí­sia, quien vino a actuar a Santiago en 2006 y fue el nexo para convocar a la actriz a este disco.

-Fue gracias a conversaciones que tuvimos con Mí­sia y su manager -explica Sáez-. Marí­a nos mandó una pista que habí­a grabado por su cuenta y nosotros la modificamos. Ella querí­a meterse a la música, justo grabó su primer disco en ese tiempo (A little more blue, de 2006), y le convení­a probar en una cuestión distinta.

–¿Ella sabe del disco de ustedes, lo escuchó?
-Claro. Hay un videoclip de animación de “Fogo preso” que hizo una directora cubana, Marí­a nos escribió para contactarse con ella y hacer juntas un clip de uno de sus temas nuevos.

Música encontrada

Es posible adivinar que E-Men es un grupo iniciado a fines de los años ’90 por el nombre, que parece una abreviación de “hombre electrónico” de la era de Internet 1.0.

-Hay tres partes del nombre -enumera Sáez-. Una es ésa: en los ’90 se hablaba del hombre electrónico, que iba a hacerse cargo del comercio electrónico, el correo electrónico, el e-mail. También está la fragilidad del himen. Porque en realidad así­ era la música: sí­ tení­a todo el lado medio industrial, pero era delicada. Y está uno de los componentes del (sistema operativo) Windows 95: cuando uno echaba a andar (el computador) en la pantalla decí­a e-men.sys.

Rodrigo Sáez vení­a interesado en la música desde bastante antes del ’95, ya fuera como gestor de un programa en la Radio de la Universidad de Chile, como encargado de videos en las fiestas Spandex a comienzos de los ’90, en las sesiones de música en vivo de la disquerí­a Background a mediados de esa década y hasta con una banda punk de corta vida llamada Aborto con Sopapo entre 1989 y 1991.

-Era esa época en la que se bajaba un músico del escenario, se subí­a otro y era otra banda. Tocamos como tres veces, no más, en colegios y en El Trolley -recuerda, a propósito de uno de los centros neurálgicos del underground santiaguino de fines de los años ’80. Con E-men también ha mantenido en parte esa lógica. Por el grupo han pasado los guitarristas Rodrigo Sepúlveda y Jorge Salinas y los tecladistas Jorge Sagredo y Operador, alias del argentino Raúl Carmona, también conocido como Che.

Y en todo el tiempo que pasó durante la grabación de Eye el grupo tuvo espacio para editar otros discos. Son el EP Aria (2006), el compilado Plethora (B and other sides 1998-2008) (2008) y la antologí­a en vivo Musique rétrouvée (2008), o “Música encontrada”, donde están reunidos tres conciertos entre 2003 y 2005 en los bares Cacho’s Pub, El Living y Tres Continentes en Santiago. Pero hay un instrumento particular que sólo se oye en el disco nuevo. Es el arco eléctrico, o e-bow.

-Es un instrumento que acercas a las cuerdas de una guitarra y estimula la cuerda con una luz y la cuerda vibra. Y esa vibración hace un sonido -describe Sáez. Ese instrumento lo trajo Sean Beavan.

Link 2: Sean Bavan, el consultor industrial

Sean Beavan es en particular el hombre que toca esa caracterí­stica guitarra machacante en el hit “The beautiful people”, de Marilyn Manson, y en general un productor asociado a Nine Inch Nails, la banda estadounidense de rock industrial que lidera el músico Trent Reznor. Y el ví­nculo de E-Men con él data de 1991, con la visita de la banda de rock tí­pico californiano L.A. Guns a nuestro paí­s, según recuerda Sáez.

-Sean es parte del equipo fundador de Nine Inch Nails, trabajó en los demos y los primeros discos como ingeniero -explica el músico, y es el inicio de otra madeja de conexiones-. Justo en esa época (de la visita a Chile) Reznor estaba trabajando con Pigface, que es una banda con Martin Atkins, el músico de PiL (grupo postpunk inglés), y Sean se vino a trabajar con L.A. Guns mientras (el productor inglés) Flood mezclaba el segundo disco de Nine Inch Nails. Entonces estaban todos con proyectos separados.

En su calidad de sonidista de ese concierto, Sean Beavan puso como música de fondo el disco Pretty hate machine (1989), según se acuerda Sáez. “Yo lo habí­a escuchado una sola vez y era una cuestión rara para mí­. Y más raro era este compadre con el pelo verde que andaba para todos lados con dreadlocks (trezas al estilo jamaicano) y que justo antes de L.A. Guns pone ese disco como música de fondo. El disco me encantó y él me regaló el CD”.

–¿Cómo te lo regaló, tú te acercaste?
-Claro, nos pusimos a hablar, nos hicimos amigos, fuimos al hotel a conversar después con más gente de otras bandas”

–¿Por qué habí­as ido a ver a L.A. Guns?
-Porque me regalaron la entrada. Y porque en esa época no habí­a muchos conciertos para ir a ver. Entonces era “-¡Ah, viene una banda!”. Y él (Beavan) tení­a una banda con un músico de L.A. Guns, con otro músico de NIN y otro de Lords of the New Church, que se llamaba Burning Retna.

–¿Y ahí­ quedaron amigos?
-Claro, y cada vez que vení­a a Chile a tocar me avisaba. Vino con Bowie, con U2, con No Doubt, y todas las veces nos juntábamos a carretear.

–¿Y cuándo pasaron de carretear a tocar?
-En el ’96, ’97. Fue cuando me compré mi secuenciador -dice. El secuenciador es una máquina para programar sonidos, modelo Roland 606, que Sáez recuerda haber encontrado en el Persa Bí­o Bí­o de la capital-. Sean vino para acá y nos pusimos a experimentar y a grabar en la cuatro pistas. Ahí­ partió ya seriamente el proyecto.

Folclórico por debajo de la electrónica

E-Men alcanzó a dar una actuación bajo el nombre inicial de Liebermen Has Jumped en 1998, y al año siguiente debutó con una presentación en el oscuro bar santiaguino Bal Le Duc.

–¿Cómo sonaba el grupo en ese tiempo, tú qué escuchabas?
-De todo. Yo siempre escucho de todo. De hecho Maithuna (el primer disco, de 1991) si uno lo analiza es muy hippy. Electrónico hippy. Muy infuenciado por discos como el Umagumma, de Pink Floyd, o por sonidos como Los Jaivas. No vení­a de la electrónica cien por ciento. Es más folclórico. Folclóricamente electrónico.

“Never ending dominion” es una canción de Maithuna que luego aparece remezclada en Plethora y que tiene una señal de esa raí­z folclórica, porque está hecha a partir de un fragmento digital o sample del LP El folklore de Chile – Vol. XXIII: Cuecas con brindis (1970), del fundamental conjunto chileno de proyección folclórica Millaray.

-Samplié ese disco y empecé a lupiar, lupiar, lupiar, y quedó una cuestión muy extraña. Satánica, no sé -dice Sáez a propósito del acto de transformar ese fragmento de música en una secuencia repetitiva o loop. Y el folclor no es algo extraño para él, hijo como es de dos integrantes del conjunto de música chilota Chamal, Orlando Sáez y Dania Chávez.

–¿Dania Chávez? -¿Algo que ver con Hiranio Chávez?
-Sí­, son hermanos.

–¿En serio? -¿Eres sobrino de Hiranio Chávez?
-Claro. Son detalles que no habí­a querido comentar, por ser el sobrino de o el hijo de -explica, aunque bien vale consignar que Hiranio Chávez es el coreógrafo e investigador chileno que desde los años ’60 ha integrado conjuntos centrales en la evolución de la proyección folclórica y el ballet folclórico como el conjunto de Héctor Pavez, como Aucamán, que es el antecedente del Bafona, y como los propios Chamal. “Todo eso es súper fuerte”, considera Rodrigo Sáez.

–¿Algo tiene que ver que tus padres sean integrantes de Chamal en toda esta historia?
-Yo creo que sí­. En el hecho del que el disco no suena como Chamal -se rí­e.

-Pero igual tienes buena onda con Chamal, les sacaste unas fotos y todo.
-Sí­, todo buena onda. Pero en un momento comencé a escuchar diez mil cosas distintas porque habí­a estado todo el dí­a escuchando folclor, folclor, folclor, me empecé a marear.

-Ésa es la historia de tu infancia.
-Claro. Entonces empecé a descubrir otras cosas. Más que marcarme Gianni Bella me marcó David Bowie.

–¿Cómo lograste que te marcara David Bowie?
-Lo escuchaba en la radio, en las radio AM igual sonaba entremedio de todo.

–¿Sí­? -¿Qué radio AM escuchabas que poní­an a David Bowie?
-No tengo idea, la que estaba en la casa puesta. Sonaba “Starman”, cosas así­, yo jugaba a los autitos mientras escuchaba esas canciones. Eso lo conversé con el guitarrista de Bowie. Conversábamos que él tení­a la misma experiencia que yo. Sólo que él terminó tocando con David Bowie.

-Y tú pudiste haber terminado tocando en Chamal. Te pudo haber gustado la música chilota. Por el lado de Hiranio Chávez pudiste hasta haber sido bailarí­n.
-Sí­, pues, si de hecho nuestros primeros demos fueron hechos en una (grabadora de) cuatro pistas que era de Ví­ctor Jara y que antes del golpe (de 1973) se quedó en la casa de mi abuela, la mamá de Hiranio. La máquina quedó ahí­ y después nunca más volvió él.

-Pero en cambio cuando pudiste armar un grupo fue Aborto con Sopapo. -¿Fue por una reacción contraria?
-Yo creo que sí­. Un lado consciente de reacción contraria porque querí­a hacer otra cosa.

–¿Así­ llegas a intervenir hasta hacer irreconocible y satánico un loop de Millaray? Es un intento subliminal por pervertir la raí­z folclórica, a lo mejor.
-Sí­, ésa es la idea. Una de las cosas divertidas es que muchos de los temas de E-Men están grabados con guitarra traspuesta (con afinaciones propias de la guitarra campesina chilena). Daniel (Cartes, el guitarrista) aprendió guitarra con un montón de folcloristas, entonces usa afinaciones traspuestas más allá de que estén pasadas por muchos efectos. Estamos haciendo un punk folclórico o un folclor punk electrónico, no sé. No quisimos tocar cueca, sino llevar un elemento folclórico debajo de música electrónica.

–¿De todos modos la música de grupos como Chamal te parece interesante?
-Me encanta. Si yo lloro cuando voy a ver los shows de ellos. Por eso no voy mucho a los shows, porque tampoco quiero llorar tanto -se rí­e.

–¿Cuál es tu canción favorita de Chamal?
–¿Cuál puede ser? Hay unas versiones de Ví­ctor Jara que hicieron en el disco De flores y palomas (1996). Ese disco me encanta.

Links: de Fred Frith a Depeche Mode

Hay una razón por la cual el disco de remezclas Plethora es sólo de descarga gratuita, explica Rodrigo Sáez. Esa razón es la canción “In the movie now”, y es una madeja final de conexiones.

-Ese tema es colaboración con Nicole Blackman, la cantante de Golden Palominos -explica, a propósito de la versátil banda estadounidense The Golden Palominos, formada en 1981.

–¿Cómo la conocieron?
-Eso fue gracias a uno de los técnicos que tení­a en esa época Marilyn Manson, y que es pareja de ella.

–¿Y por qué lo conocieron a él? -¿Fue cuando vino Marilyn Manson a Chile?
-Claro, una de las veces. Es que somos re amigos. Y justo coincidió que Frith, Fred Frith, habí­a estado en Chile unos dí­as antes -recuerda: Fred Frith es el reputado guitarrista inglés de música experimental ligado al movimiento Rock In Opposition-. Y Frith tocaba con ella en Golden Palominos, entonces fue como un asunto bien buena onda.

-Entonces, primero conocieron a la cantante de Golden Palominos porque su novio era técnico de Marilyn Manson”
-Claro. Y él tocaba en otra banda. En KMFDM.

–¿Él tocaba en KMFDM?
-Claro -dice: KMFDM es la banda alemana de música electrónica e industrial iniciada en 1984.

–¿Y qué tiene que ver Fred Frith?
–¿Fred Frith? Que el sonidista de Marilyn Manson nos contó que Fred Frith habí­a tocado con su mina. Y ella dejó usar esta canción en nuestro disco, pero sólo si era un disco gratuito, no para la venta, porque ella ya está en un sello. Por eso Plethora es gratuito.

-Y el novio de ella toca en KMFDM.
-Tocaba. Ahora es sonidista de Nine Inch Nails de nuevo. Y ella canta en Recoil, el grupo de Alan Wilder -agrega: Alan Wilder es un ex integrante del grupo mundialmente conocido Depeche Mode-. Entonces es divertido que ella haya cantado en un disco de KMFDM y que al mismo tiempo trabaje con un músico que fue de Depeche Mode.

-Porque se supone que KMFDM significa “Kill motherfuckers Depeche Mode”.
-Claro. Pero eso es una talla.

www.myspace.com/emen
www.myspace.com/socialcreep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *