Manuel Garcí­a: “Subir música gratis a Internet es un derecho de todo músico”

Relajado, con planes en el extranjero, motivado con el disco Témpera… de todo te encontrarás en esta entrevista con este destacado músico ariqueño.

Por Ví­ctor Rebolledo bajo licencia CC by-nc-sa | Fuente: El Morrocotudo
Foto: rodrigodizzlecciko bajo licencia CC by-nc-sa

“Mis canciones no serí­an posibles sin la geografí­a de Arica, sin el sabor de las aceitunas, sin el Morro”, cuenta Manuel Garcí­a en el conversatorio con la comunidad en la Biblioteca Municipal de Arica, luego de tocar sin micrófonos ni amplificación “Hablar de ti”, tema acústico inspirado en un amor lejano del Cerro La Cruz. Es que iba a ser solamente eso, un conversatorio de experiencias, pero Manuel insistió en ir con sus músicos e instrumentos para compartir “desenchufado” parte de su repertorio. Y así­ fue como después interpretó de su disco Pánico “La pena vuela” y “Cangrejo azul” para una audiencia compuesta por músicos de bandas locales, colectivos culturales, fans y amigos de infancia. Al final, entre autógrafos, fotos de antaño y mangos de regalo, una pregunta contingente para Manuel.

Eres un ariqueño en Santiago, viendo de cerca como tratan con Lima el tema de la demanda marí­tima de Perú en el Tribunal de la Haya, -¿qué te parece todo eso?

“Me parece que la frontera del conflicto polí­tico no tiene nada que ver con la frontera real de los pueblos. Arica es una ciudad que tiene tanto de peruanos y bolivianos y, además, las economí­as han sido interdependientes unas de otras. Creo que correr un centí­metro más pa’llá o más pa’cá es una cosa que en el fondo es abstracta, se supone que es concreto, pero la cultura está ocurriendo y está sucediendo todo el rato en otros sentidos. No creo que el tema de la frontera sea un tema central, me parece más que nada un tema de conversaciones polí­ticas que son como una especie de voladores de luces y cortinas de humo a otros problemas que aquejan al norte chileno y también al Perú”.

-¿Cómo se gestó tu venida del dí­a 27 acá, en Arica?

“Tengo entendido que es una iniciativa del Consejo Regional de la Cultura y las Artes. De ahí­ en adelante, más el cariño de unos amigos, la necesidad de crear puentes entre la centralizada capital y las regiones; hablé con Raúl Calderón y comenzó a aparecer la idea para venir”.

Te encontraste con grupos locales, -¿le has seguido la pista a algunos de ellos?

“Con la agrupación “El Roble”nos hemos comunicado por Internet, escuché lo que estaban haciendo, montaron un tema que es de nosotros y les di las gracias. Ha sonado también Kimsa Trí­o, en el jazz. En el mundo del folclor, Salas que es un gran compositor. Aparte de los grupos nuevos, también contacto con algunas bandas antiguas, en las que yo participé”.

-¿Tienes alguna actividad con bandas jóvenes, en la biblioteca?

“Tendremos una conversación con la comunidad, artí­stica o no. Traeremos unas guitarras, por si se da la oportunidad de cantar, es mejor tocar música que hablar de ella”.

El año pasado se juntaron con Mecánica Popular

“Tocamos también con Inti Illimani, bajo el mismo formato. Fue un concierto bien interesante, siempre está en el aire el tema que se rearticule la banda. Es lindo saber que aún después de mucho tiempo, tení­amos esa relación de cariño con el público”.

-¿Tienen algo agendado para este año?

“Nada en especial para este año, pero es un fenómeno bien curioso. Somos los mismos músicos que hacemos mi proyecto, ahora todos trabajaremos en un disco solista de Diego, también Mecánica Popular, no serí­a nada de raro que hiciéramos un trabajo bajo ese rótulo”.

-¿Ustedes son los mismos músicos que vinieron el año pasado?

“Fue una sorpresa. Pensar que hace 7 años habí­amos venido como Mecánica Popular y a diferencia de esa vez, hubo mucha convocatoria, un muy buen sonido en el teatro municipal, fue impecable”.

-¿Hay público en regiones para grupos como Mecánica Popular o Manuel Garcí­a, que no son precisamente masivos?

“Creo que sí­, me da la impresión que lo que influye mucho Internet. Te encuentras con gente de acá o Punta Arenas y conocen los discos”.

-¿Cuál es su opinión de las bandas que suben su música gratis en la red?

“Estamos súper de acuerdo, la Daniela (parte de sus músicos) puede complementar la respuesta. (Daniela:) La música de los músicos, deberí­a llegar a la gente, no deberí­a haber intermediarios. Internet es una instancia para la democratización del arte, del consumo de arte. Finalmente el disco se está dibujando como un solo objeto, la red, el lugar donde el músico se tiene que desenvolver”.

La sociedad de derecho de autor está en contra de la publicación gratis en la red. -¿Qué opinan ustedes?

“Si los artistas ganan a través de los derechos de autor, si elegiste ese camino, por supuesto que es lo que hay que defender. Internet permite que la gente vaya a tus conciertos, se generan espacios donde se establece una relación monetaria, si es que lo decides así­”.

Ayer escuchaba una entrevista de la secretaria de la sociedad de derecho de autor, decí­a que el hecho de que todos los grupos suban su música a Internet, es una anarquí­a que le hace mal a toda la música en Chile.

“Veo que hay fenómenos mixtos, cuando lancé el disco Témpera, toqué en el teatro de Concepción, 5 temas inéditos. Luego, en el Teatro Oriente toqué 5 ó 6. Es decir, entregué un disco completamente gratuito, para la gente que sube desde sus celulares, por ejemplo, independiente de los discos que estaba lanzando y que se vende, que parte de un hecho material. Una cosa no opaca a la otra, pero subir música a la red es un derecho que todo músico tiene.

Internet ayuda a romper el monopolio que se genera algunos medios sobre cierta exclusividad musicales. Antes era “la”banda que tení­a la movida, ahora las bandas de calidad tienen la opción de mostrarse. Muchas veces en el caso de los medios de comunicación oficial, tiene que ver con promover productos. Radios creadas por nichos etáreos, destinadas a que se venden zapatillas, se toca música tanto; un pelador de papas para la señora, se toca música romántica. Eso elimina la percepción de arte que tiene la población. En Internet tú escuchas lo que quieras a la hora que quieras.

No es difí­cil encontrar buena calidad, gracias a los programas que existen en la red, uno puede gestionarse y editar todo solo, sin la necesidad de un sello que asegure calidad.

El estereotipo clásico del artista famoso, se está rompiendo, con la velocidad de las comunicaciones. Porque ya no son los 10 famosos del año, los tienes como referentes culturales, ahora son 100 personas que hacen música. Además, todos tienen su público. Nosotros deseamos que la cultura sea más abierta en este sentido, sin que dejen de existir los medios oficiales”.

-¿Se sienten dentro de un nuevo movimiento musical?

“Se ha ido “periodí­sticamente” configurando así­. Las relaciones que se establecen con otras bandas es una cierta frescura del lenguaje, tomando como referentes importantes nuestro acerbo poético”.

Bandas como Los Bunkers se han ido a México y les ha ido muy bien. -¿tienes pensado internacionalizar tu carrera?

“He ido varias veces a Barcelona, eso se ha ido dando. Más que internacionalizar, es a generar lazos culturales con otros músicos. La palabra internacionalizar una carrera, también puede ser homónima a extender tus lazos culturales en otros lugares. Pensamos ir a Venezuela, a través de la fundación Ví­ctor Jara, también a México tenemos una invitación, estamos gestionando los pasajes. Es súper lindo salir del paí­s, conocer culturas, pero hay unos pies bien puestos en Chile”.

El año pasado tuviste la premiación de la Presidenta, este año entiendo que están nominado a otro premio, cuál es tu percepción del disco “Témpera”.

“Es un disco que le ha tocado jugar en una cancha difí­cil. Pánico, un disco que le ha ido bastante bien, un disco bastante arreglado; sin embargo, con Témpera hicimos una cosa bastante cruda omitiendo bastantes instrumentos, pero con la presencia de los intrumentistas que cooperaron mucho.

Entonces, logramos hacerlo análogo, masterizado en Barcelona. Pensé que serí­a un disco poco comprendido, por su crudeza y bastante anacrónico con respecto a lo que se está haciendo, por ejemplo, se pudo hacer una arreglo electrónico y hubiesen funcionado más contemporáneos. Sin embargo, el público y la crí­tica lo han acogido y en ese sentido, el disco te deja satisfecho.

Después de grabarlo, volví­ a escucharlo y me gustó, corre riesgos y eso me dan ganas de seguir haciendo música”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *